Cómo hacer un círculo cromático de 12 colores: La guía paso a paso en 2022

Cuando uno quiere trabajar o hacer una obra artística o de diseño, el círculo cromático es un elemento que nos ayudará a desempeñar correctamente nuestro trabajo.

En este artículo veremos que es un círculo cromático, así como su utilidad y cómo hacerlo.

¿Qué es un círculo cromático?

El círculo cromático es una representación gráfica de la gama de colores principal. Así, todo comienza con la superposición de los colores primarios, que veremos más adelante. Estos colores deberán aparecer en lugares opuestos entre sí.

Una vez colocados en el sitio adecuado, empiezan a añadirse los derivados. Los colores derivados, como su nombre indica, son colores originados por la combinación entre los colores primarios.

A partir de estos colores, también llamados secundarios, se originan otras mezclas, los colores terciarios. Este bucle se puede repetir tantas veces como se quiera (aunque será difícil hacer muchas combinaciones en un folio normal).

Colores primarios

Un color primario se trata de aquel que no puede surgir por la combinación de ningún color. Son también llamados colores primitivos.

De manera clásica, siempre se han hablado de 3 colores primarios, a saber:

  • Azul
  • Amarillo
  • Rojo

A partir de la unión de estos 3 colores primarios se ha generado el modelo de color RYB (Red, Yellow, Blue – Rojo, Amarillo, Azul), usado sobre todo en el panorama del arte.

¿Para qué sirve un círculo cromático?

Tener el círculo cromático a nuestra mano nos permitirá conocer las posibles combinaciones que puede haber entre los colores y así obtener nuevas coloraciones.

En otras palabras, el círculo cromático nos permite conocer mejor los colores, por lo que también sabremos la mejor forma de usarlos.

¿Cómo hacer un círculo cromático?

Para el círculo cromático necesitaremos los 3 colores primarios de partida, que deberán estar puestos en lugares opuestos; en los vértices de un triángulo equilátero, concretamente. Más adelante se irán rellenando con los colores derivados el resto de secciones, como veremos después.

Para ello, necesitaremos los siguientes componentes.

Materiales

  • Lápiz
  • Papel A4, siendo recomendable el uso de papel de acuarela
  • Pinturas de los colores primarios
  • Paleta
  • Pincel
  • Agua
  • Compás
  • Regla

Opcionalmente, se podrán usar tijeras para recortar el papel y que quede cuadrado.

Pasos a seguir

Para empezar, es recomendable cortar nuestro papel, de forma que quede en forma cuadrada.

Más tarde, toca marcar un punto en el centro del papel. Debe ser en el centro absoluto, tanto horizontal como vertical. Ese punto se tomará como referencia para formar varios círculos.

Con un compás con su base situada en el centro, se hará un círculo pequeño de 7 cm de diámetro para comenzar. El siguiente círculo será de 14 cm de diámetro, mientras que el más grande será de 21 cm. Así, se forman 3 anillos.

Estos anillos se dividirán en 12 secciones. Para que sea más fácil, escribe los números del 1 al 12, en el sentido de las agujas del reloj.

Ahora, dibuja líneas rectas con la regla que vayan a su lugar opuesto. Por ejemplo, la línea que parte de entre los puntos 12 y 1 deben unirse a la mitad entre los puntos 6 y 7, la que parte de entre los puntos 1 y 2 al intermedio entre los puntos 7 y 8, etc. Todas las líneas deben pasar por el punto central. Una vez hechas las líneas, el círculo estará dividido por múltiples secciones.

Para que no te pierdas, es recomendable que pongas el nombre del color en cada segmento. Así ya estaría hecho el círculo cromático en sí.

Los colores: los diferentes círculos cromáticos

Se comienza añadiendo los colores primarios en los lugares opuestos del anillo más grande. Si comparamos nuestro círculo con un reloj clásico, cada color estaría a las 4, las 8 y las 12, por ejemplo.

Los colores primarios deberán estar vertidos en una paleta, para poder generar las mezclas posteriormente. Por razones obvias, cada vez que pintemos con un color diferente deberemos enjuagar nuestro pincel previamente.

Los colores secundarios se colocarán en los sectores intermedios que aparecen entre cada color primario, colocando el color derivado en medio de los colores primarios que lo forman: anaranjado entre el amarillo y el rojo, violeta entre el azul y el rojo, verde entre el azul y el amarillo. Así se formaría el círculo cromático básico, de 6 colores.

En los sectores del anillo más grande que todavía siguen vacíos se añaden los colores terciarios que, siguiendo la misma lógica que en los anteriores, se colocarán en medio de los colores que los forman. De esta forma haríamos el círculo cromático de 12 colores.

Si quieres ir más allá, puedes añadir los colores blanco y negro, para aclarar y oscurecer esta gama de colores, respectivamente. De esta forma se podrá observar mejor la luminosidad de los colores.

En el anillo central se colocan los colores superiores con el color blanco, de forma que aparece la versión aclarada de dicho color. En el anillo interior se ponen los colores del anillo externo con color negro, que forma la versión oscura de dicho color. Así obtendríamos el círculo cromático de 36 colores.